Déjanos tu email y recibirás un cupón de descuento del 5% que podrás aplicar en cualquier compra que realices en la tienda.

Cerrar

THE DIAMOND PALACE BLOG

Alianza de The Diamond Palace con la marca relojera Pequignet

Coleccion-Moorea

El equipo de The Diamond Palace y la marca relojera Pequignet estamos orgullosos de anunciar nuestra reciente alianza en el relanzamiento de la marca, con el fin de dar a conocer Pequignet y su labor, así como la relojería francesa en general.

Pequignet. La compañía.

Pequignet fue fundada en el año 1973. Es una marca de lujo que perpetúa la maestría relojera. Su sede se encuentra en los montes del Jura (una región con dos partes una Suiza y una Francesa), en estos valles se ha diseñado la mejor relojería actual.

Pequignet ha sido premiada con el primer premio Cadran d’Or en París por modelos como: Cameleone, Sorella y Moorea.

La marca Pequignet es reconocida y admirada en todo el mundo por su creatividad y por su belleza atemporal.

A partir del año 2004 la empresa empezó a cambiar su rumbo tomando como nuevo propósito el crear una fabricación francesa de alta relojería. Para llegar a esta nueva meta en 2006 Pequignet abrió su laboratorio de Alta Relojería y posteriormente se crea el taller de fabricación dando lugar a un movimiento mecánico muy innovador el Royal Calibre.

En 2012 la empresa Pequignet pasa un año complicado a pesar de su éxito.

Dos inversores privados adquieren la empresa preservando la independencia de la casa. Laurent Katz se convierte en el nuevo presidente de la empresa y la dirige hacia una nueva estrategia de renacer.

Relojería Francesa, historia.

Tiempo atrás, hubo un día en el que la relojería reconocida mundialmente era francesa, hasta la derogación del Edicto de Nantes en 1685, mediante el que Enrique IV retiró a los hugonotes (cuantiosos de ellos eran relojeros del rey), lo que causó la marcha de Francia de miles de ellos. Unos centenares se instalaron en las comarcas más próximas a los Montes del Jura.

La serie de inconvenientes políticos y religiosos en Francia, en especial la Revolución de 1789, hicieron que siguiera alimentándose la huida de los artesanos más expertos de la profesión relojera. Así, en el periodo del siglo XIX, la región helvética de la región del Jura se convirtió en la tierra de promisión de los mejores maestros relojeros. Sin ir más lejos, el caso de Abraham Louis Breguet, que nacido en Neuchâtel se formó y desarrolló como relojero en la Francia de últimos del XVIII y los primeros años del XIX. Terminó trabajando y adquiriendo un prestigio que aún perdura en Suiza.

Actualmente Francia conserva su alma relojera e imparte la formación más reconocida del mundo.

17.000 franceses fronterizos integran los cuadros de los relojeros son especialistas en relojes mecánicos. Pero desde 1975 (cuando el cuarzo era el rey de los mecanismos), ya no existía ningún movimiento mecánico francés de manufactura. Aun habiendo una gran pasión por este oficio se carecía de  un calibre de manufactura “made in france”.

 

Leave a Reply

Facebook
Вконтакте
Google+
Instagram
RSS